La famosa leyenda medieval afirma que si se dice una mentira poniendo la mano dentro de la boca la máscara, la misma por arte de magia “muerde”, cortando de esta manera la mano al mentiroso.

LA BOCA DELLA VERITA

También otra hermosa leyenda afirma que la capacidad de la boca de la Verdad para desenmascarar a los mentirosos una vez no funcionó… y esto fue gracias a la astucia de una mujer.

Cuenta la leyenda romana que un marido celoso, para verificar la fidelidad y sinceridad de su esposa la llevó delante de la Boca de la verdad para ser expuesta a la prueba, ya que si ella hubiese mentido, la boca se hubiese cerrado cortándole la mano. La mujer si bien adúltera, pudo salvar su mano con astucia. Le pidió a su amante de estar presente el día de la prueba. Mientras ella caminaba junto a su esposo hacia la máscara entre la multitud de gente que se había reunido allí para dicha ocasión, de a cuerdo con el amante la mujer fingió desmayarse cayendo en los brazos del amante. De esta manera la mujer ante la pregunta del marido, si alguna vez había estado en los brazos de otro hombre y poniendo la mano en la Boca, pudo jurar tranquila de haber sido abrazada solo por su marido y por aquel hombre que estaba allí por casualidad y que la abrazo mientras ella se desmayaba.

 

La mujer, habiendo dicho en aquel momento la verdad, pudo retirar la mano sana y salva de la Boca de la Verdad que por primera vez en la historia fue engañada.

ARRIBA